Inicio arrow Noticias arrow El coste de la mala imagen: 520 euros por trabajador
El coste de la mala imagen: 520 euros por trabajador

La imagen de España se deteriora y, como consecuencia, se está disparando el riesgo país o el diferencial de rentabilidad entre el bono alemán y el español a diez años.

En palabras llanas, esto implica unos mayores costes de financiación que podrían repercutir en mayor o menor medida en los bolsillos de los contribuyentes.

 

Y es que los inversores están pidiendo rentabilidades más elevadas al Tesoro Público para comprar la deuda, tal y como se demostró ayer en las subasta de bonos a tres años. El organismo de financiación del Gobierno captó 2.500 millones, pero con un tipo de interés del 2,63%, comparado con el 2,14% de su última emisión a ese plazo del pasado 3 de diciembre.

Esta prima de rentabilidad que ha tenido que ofrecer elevó el diferencial de España y Alemania a tres años hasta los 110 puntos básicos, máximos desde 1995. Es decir, el Gobierno español se financia a ese plazo a 1,10 puntos porcentuales por encima que el alemán.

Según cálculos de EXPANSIÓN, refrendados por una firma independiente, las emisiones brutas del Tesoro de este año (211.500 millones, según se recoge en los últimos Presupuestos Generales) costarán cerca de 9.099 millones de euros más (durante el periodo total de vida de esa deuda), frente a lo que le hubiera costado emitir la misma cantidad en un entorno pre-crisis, cuando España contaba con un ráting triple A y el diferencial con Alemania se encontraba en niveles cercanos a cero.

[foto de la noticia]

Si se tiene en cuenta que actualmente hay 17,5 millones de contribuyentes a la Seguridad Social, el coste aproximado para cada trabajador alcanza los 519,97 euros.

Coste extra
Respecto al año pasado, el cargo extra se reduce a 3.468 millones o casi 199 millones por empleado, si se compara el diferencial actual frente al medio de 2009. Que aumenten o se reduzcan estas cifras dependerá de la capacidad del Gobierno para reconducir las finanzas públicas y de convecer a los inversores para recuperar su confianza, principalmente a los extranjeros, que cuentan con más del 40% del saldo vivo total de deuda pública o más de 200.000 millones de euros.

[foto de la noticia]

Según Miguel Ángel Bernal, coordinador de Renta Fija del IEB, "el diferencial medio para 2010 se situará en torno a 60 puntos básicos, con picos que podrían superar los 120 puntos básicos en momentos de mayor tensión de los mercados".

Ante esta situación, Economía está preparando varios non deal road shows (presentaciones entre inversores) en varias plazas europeas, como Londres o París, para calmar el nerviosismo de los inversores, según adelantó EXPANSIÓN la semana pasada.

No obstante, los mensajes de varios gurús, como Nouriel Roubini o Paul Krugman, que ven a España como un lastre para la eurozona, y de varias firmas de inversión, como Citi, Nomura o Goldman, que recomiendan protegerse con CDS (seguros contra el riesgo de impago), no ayudan. Ayer, la preocupación sobre el déficit quedó plasmada en la reunión del BCE, en la que España cobró un gran protagonismo (ver información adjunta).

 
< Anterior   Siguiente >