Inicio arrow Noticias arrow La confusión sobre el impuestazo puede provocar una gran fuga de capitales
La confusión sobre el impuestazo puede provocar una gran fuga de capitales

Los grandes patrimonios barajan desde hace tiempo salir del país. Muchos ciudadanos empezaron a pensarlo hace tres semanas cuando Europa avisaba a España de que la crisis se agudizaba.

Pero la calma que pareció traer el anuncio del histórico recorte del gasto de Zapatero la semana pasada ha durado poco. Crece el desconcierto ante los comunicados del Gobierno, que se suceden cada día y se contradicen. Si el pasado miércoles se notificaba una subida fiscal que poco antes se negaba, quienes se creyeron a salvo comprobaron ayer que no lo estaban.

“Hace tres semanas los clientes nos empezaron a preguntar por dos cuestiones inéditas: el corralito y la posibilidad de que el Estado español haga default”, asegura David Cano, analista de AFI. “Ahora mismo sólo nos consultan por la subida de impuestos, ante la cual la tentación de irse de España es igual de fuerte”, añade.

[foto de la noticia]
Ampliar foto

Hasta el miércoles, el castigo fiscal sólo iba a afectar a perceptores de rentas empresariales y personales, al ejecutivo de alto nivel que cobra unos 500.000 euros, pero no al rentista. Los afectados no tenían forma de escapar. Parecía más fácil que lo capitales no quisieran entrar más que huyeran los ya presentes.

El patrimonio financiero considerable entendió anteayer que no le atañía porque no tiene bases que vayan a la base general. Pero ayer ya no estuvo claro. No parece, por ejemplo, que se grave al multimillonario de la empresa familiar, pero sí al millonario. Esta incertidumbre redunda en el riesgo país, y “el gran patrimonio tiene miedo de que España no esté en breve en el euro o en el euro duro o alemán. Si fuera así, lo aconsejable es comprar bonos alemanes o moneda de EEUU”, aseguran fuentes de un bufete.

El Banco de España no tiene constancia de que los capitales huyan. En cualquier caso, en los registros de la CNMV de principios de mayo se podían detectar reducciones de participación de entidades financieras internacionales en bancos españoles.

Además, España figura como el segundo país de Europa por salidas netas de depósitos, con una fuga de más de 14.700 millones de euros. Así lo certifica el analista económico Marc Vidal, quien considera que los ciudadanos son testigos de “una improvisación tras otra, ahora que el derrumbe de la economía española se le ha evidenciado a Zapatero”. A juicio de Vidal, estas decisiones van a complicar más la situación ya que, “a medida que requeriramos más dinero, subiremos más impuestos”. Prevé que habrá un IVA del 20%-22%, seremos un país empobrecido, con menos servicios”. Lo que, zanja, “empeorará si se penaliza a las rentas altas”.

Por su parte, Salvador Marín, del Consejo General de Economistas, recuerda que “una cosa es la fuga de patrimonios, y otra la de empresas (ver EXPANSIÓN del pasado 6 de mayo), las dos están pasando por falta de confianza”.
Y Marín observa que “ha calado la percepción de que las medidas vienen impuestas y no se ayuda a las empresas. No se hace política económica ni parece que haya un Gobierno central que decida”. Constata que “si no entran capitales, España no podrá devolver la deuda”. Y cuenta que está recibiendo consultas sobre fuga de capitales.

A su vez, Jesús Fernández-Villaverde, co-director de la Cátedra Fedea-Caja Madrid, no sabe “si la salida de capitales se estará dando o no”, aunque le sorprendería que, “en cierta medida, no haya empezado ya”. Sobre su pertinencia, dice: “A pesar de que existe un incentivo individual que debemos minusvalorar, a nivel agregado puede ser terrible de cara al sistema financiero. Razón de más para que se tomen medidas que quiten las ganas de hacerlo –reformas estructurales, consolidación fiscal–”, apostilla.

A José Luis Martínez Campuzano, analista de Citi, y José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, les preocupa sobremanera esta situación: “No tiene ningún sentido llevarse el dinero. Es un pánico irracional”, coinciden.
Por último, Luis Garicano, profesor de la London School of Economics, concluye que esta fuga “no debe darse; España no tiene por qué ser expulsada del euro ni suspender pagos. Nuestra deuda es perfectamente manejable; es necesario asegurar, eso sí, el crecimiento económico y esto requiere reformas estructurales. El Gobierno debe hacer una política clara, de hechos, no de mensajes sin credibilidad, que genere confianza”.

Cómo sacar los ahorros del país
“Ante el sombrío panorama de este país, pregunto a los expertos si merece la pena sacar el dinero de España, supongo que sí merecerá la pena para grandes capitales. Pero los humildes que tenemos unos ahorrillos para pagar los estudios a nuestros hijos, en el supuesto de corralito, ¿qué podemos hacer? ¿Abrir una cuenta o depósito de un banco nacional en el extranjero?”.

Asesores reciben continuas consultas de ciudadanos que se plantean si deben sacar su dinero de España. Como este internauta en un chat. Fuentes de un despacho internacional dan cuenta del rumor y recuerdan que algunos bancos ofrecen la posibilidad de abrir cuentas fuera como un producto más.

 
< Anterior   Siguiente >