Inicio arrow Noticias arrow El 'scrip dividend' evita a los bancos pagar 3.000 millones en efectivo
El 'scrip dividend' evita a los bancos pagar 3.000 millones en efectivo
El pago del dividendo en acciones en vez de efectivo permitirá a Santander, BBVA, Popular y Bankinter retener 3.000 millones en su balance este año. Esta fórmula ayuda también a mantener un pay out del 50% A la chita callando, los bancos españoles van acumulando recursos con los que reforzar su balance. Paso a paso y por la vía del dividendo en acciones. El llamado scrip dividend ha ganado adeptos en el país desde que se desatara la crisis financiera. En los últimos cuatro años las entidades de crédito se han visto obligadas a reforzar su solvencia para hacer frente a la depreciación de sus activos y al embate de la morosidad. Pero al mismo tiempo, se han encontrado con serios problemas para seducir al mercado y atraer fondos de nuevos inversores. En este contexto, los bancos se han girado hacia sus accionistas de toda la vida para reforzarse. Pero en vez de demandarles dinero nuevo, les dan la opción de retribuirles con acciones. De esta manera las entidades lograr retener en su balance una parte mayor de sus beneficios y mejorar así sus ratios de capital. Esta maniobra fue inaugurada en el sector bancario español por Santander, allá por 2009. Pero ahora la aplica buena parte del gremio. Al grupo que preside Emilio Botín se han sumado BBVA, Banco Popular y Bankinter. Cuando una empresa cosecha ganancias, sus accionistas reciben una porción de los beneficios acorde al peso de su inversión. En lugar de entregar efectivo, el scrip dividend propone el reparto de un número de títulos de nueva emisión siguiendo una ecuación de canje. Esta forma de retribución permite al accionista demorar el pago de impuestos ya que no se percibe una renta del capital, sino que se reinvierte dinero, si bien el cobro de dividendos no tributa si no llega a 1.500 euros. Superada esa exención, los primeros 6.000 euros tributan al 19%. Y sobrepasada esa cantidad, el tipo que se aplica es del 21%. "Este programa nos permite ofrecer a los accionistas un sistema de retribución más flexible y eficiente", explican portavoces de Bankinter. "Se trata de dar más posibilidades de elección al inversor para que decida cómo quiere ser retribuido en función de su horizonte de inversión, de sus perspectivas sobre la evolución del valor, sus necesidades de liquidez y su situación fiscal". Santander, BBVA y Popular ejecutarán este año dos pagos en especie. En algunos casos irán ligados al resultado de 2010. Mientras, el banco que lidera María Dolores Dancausa aplicará solo uno. Gracias a la aceptación mayoritaria de los accionistas, el pasado enero, Santander se ahorró 867 millones con su programa de reinversión de dividendos y BBVA evitó el desembolso de otros 537 millones en abril. Popular ha mantenido 101 millones en balance con dos scrip dividends. Entre tanto, Bankinter ha retenido 13,7 millones. Sumadas estas cantidades y presumiendo una aceptación similar de los pagos pendientes de Santander y BBVA, los cuatro bancos habrán retenido 3.000 millones de euros. "El scrip dividend ayuda mucho a las entidades porque evita acudir al mercado buscando capital. Si se realizan varios, los pagos en especie terminan equivaliendo a ampliaciones en toda regla", explica Ignacio Moreno, analista de bancos españoles de Citi. Precisamente, Emilio Botín adelantó a finales de septiembre, en el Día del Inversor, que Santander mantendrá su "práctica habitual de scrip dividends voluntarios para mantener la base de capital muy por encima de los requerimientos regulatorios". Aceptación del modelo La experiencia muestra que los pagos en especie gozan del respaldo de entre el 70% y el 80% del capital. Una cifra elevada, pero tiene truco. Las comunicaciones de los bancos señalan que, salvo contraorden, los particulares se acogerán al dividendo en especie. Por lo tanto, las entidades sacan partido del desinterés de los inversores menos puntillosos. Y si algún minorista tiene dudas, siempre está la sucursal para convencerle. Los inversores institucionales son otra historia. Como recuerda Moreno, "prefieren el dividendo en efectivo, pero suelen acudir a los pagos en acciones para no diluirse". Los bancos españoles suelen repartir la mitad de sus ganancias entre sus accionistas. El scrip dividend hace más fácil mantener esta política del pay out del 50%. CaixaBank se apunta tras la conversión de Criteria El pago en acciones en el sector financiero no es patrimonio solo de los bancos. En el proceso por el que La Caixa decidió -el pasado mes de febrero- volcar en su filial cotizada Criteria el negocio bancario, acordó también que la futura CaixaBank pagaría a sus accionistas bajo la fórmula del scrip dividend, una opción por la que aún no se han inclinado sin embargo Bankia ni Banca Cívica, llegadas al parqué el pasado julio. CaixaBank se encuentra ahora en plena ampliación de capital liberada para dar a sus accionistas la posibilidad de cobrar en títulos o en metálico (0,06 euros brutos por título), una alternativa que firmas de análisis como Citi empiezan a recomendar a los bancos para atesorar capital. ¿Cómo afecta al pequeño inversor? P.¿Qué diferencia fiscal hay entre cobrar el dividendo en efectivo o en acciones? R. Los bancos esgrimen como atractivo para optar por el scrip dividend que ser retribuido en acciones no está sometido a carga fiscal, ya que no se aplica la retención a cuenta. Pero tampoco tributan los primeros 1.500 euros de dividendo en efectivo. Y las carteras de valores de los particulares suelen rentar de media precisamente este importe. Para alcanzar dicha cantidad hay que tener unos 30.000 euros en acciones en estos días en los que la Bolsa está muy baja, según explican en el mercado. O una cartera de 50.000 euros si se toma como referencia la cotización previa a la crisis. Superados los primeros 1.500 euros exentos, los dividendos tributan al 19% hasta los 6.000 euros. A partir de esa cantidad pagan un 21%. P. ¿Cobran las entidades alguna comisión por entregar las acciones? R. Acudir a un scrip dividend exige pagar una comisión por comprar acciones en Bolsa. Esta comisión ronda los siete euros y como el pequeño inversor suele tener derecho a poquísimos títulos nuevos, el prorrateo del cargo bancario encarece mucho cada acción. Para superar esta traba, los bancos suelen eximir del pago del corretaje a aquellos inversores que son a la vez clientes. P. ¿Qué ocurre si no acudo a un scrip dividend y se diluye mi participación? R. Los inversores que reciben el pago de efectivo ven diluida su participación al producirse una ampliación de capital. Por tanto, tienen una influencia menor en la gestión. Pero esto a un particular casi le da igual, porque nunca tuvo un peso determinante. Sin embargo, diluirse implica que en el futuro se recibirá una porción menor del beneficio. P. ¿Cómo afectan los scrip dividends al valor de las acciones? ¿Suben o bajan? R. La cotización de una empresa que retribuye a sus inversores con nuevos títulos tiende a caer porque, conforme se pagan más dividendos en acciones, hay más títulos en circulación. Es una ampliación de capital.
 
< Anterior   Siguiente >