Inicio arrow Noticias arrow ¿Qué fondos de inversión pueden sustituir a mi depósito?
¿Qué fondos de inversión pueden sustituir a mi depósito?
Con la limitación de la rentabilidad que pueden ofertar los depósitos (entre el 1,75% y el 2,75%), los fondos aparecen como los grandes beneficiados. Pero, ¿Cuáles son las categorías de fondos que más se parecen a un depósito? Tras la limitación por parte del Banco de España a la rentabilidad de los superdepósitos, los ahorradores que tengan imposiciones a plazo fijo verán que a su vencimiento el tipo de interés ofertado para su renovación se habrá reducido considerablemente. Todos los expertos coinciden en que los fondos de inversión serán los grandes beneficiados por la medida del regulador, pero, ¿cuáles son los que más se parecen a un depósito? Entre los fondos de inversión de renta fija hay varias categorías que se podrían comparar a un depósito. FONDEPÓSITOS Por su propia definición, una clara alternativa serían los fondepósitos, fondos que invierten sus activos en depósitos bancarios. Estos productos cuentan con varias ventajas respecto a la inversión directa en un depósito. La primera es la rentabilidad. La ‘recomendación’ del Banco de España no afecta a los inversores institucionales, por lo que pueden obtener tipos de interés superiores a los ofertados a un particular por su mayor capacidad de negociación. Pese a que el fondo debe pagar comisiones, la mayor rentabilidad para este tipo de inversores debería compensar los gastos de gestión y depositaría. Además, los gestores podrían acceder a depósitos de bancos extranjeros, buscando ofertas más atractivas que las que se puedan ofrecer en España, algo complicado para el inversor particular. Precisamente la diversificación es otra de las ventajas de este producto frente a la inversión directa en un depósito, ya que se reduce el riesgo. RENTAS PERIÓDICAS Muchos ahorradores lo que buscan en los depósitos es recibir unos intereses periódicamente para complementar sus ingresos. Esto es lo que ofrecen precisamente los fondos de rentas periódicas. En su modalidad de renta fija cuentan con una importante demanda y están comercializados, en su mayor parte, por gestoras extranjeras. Estos fondos, lo que hacen es invertir en bonos y van repartiendo entre sus partícipes los cupones que reciben. En este caso, una de las características en las que se tiene que fijar el inversor es el sistema que utiliza el fondo para repartir la renta. Si lo hace reduciendo el valor liquidativo de la participación (del mismo modo que la cotización de una acción descuenta el dividendo el día que lo reparte) o si lo hace a través de la venta de participaciones. Estos sistemas cuentan con diferente fiscalidad y el partícipe debe elegir el que mejor se adapte a sus intereses. En este tipo de fondos, aunque remuneran con unos rendimientos más o menos fijos que se pueden conocer con anterioridad a la suscripción, a diferencia de los depósitos, la inversión no está garantizada. En su favor, cuentan con liquidez diaria, de la que carecen los depósitos. GARANTIZADOS DE RENTA FIJA Otra modalidad de fondos que se asemeja a los depósitos es la de los garantizados de renta fija. Estos fondos comparten con las imposiciones a plazo fijo su garantía de capital y poder conocer de antemano los rendimientos que se van a conseguir. Comparten que ninguno de los productos cuenta con liquidez, ya que el ahorrador quiere recuperar su inversión estará sometido a una fuerte penalización. En el caso de los garantizados, cada vez es más habitual que dispongan de ventanas de liquidez, es decir, un día al año en el que el reembolso de las participaciones puede realizarse si comisión de reembolso. Sin embargo, en esto fondos, si se recupera la inversión antes del vencimiento (aunque en sea en las ventanas de liquidez) no está garantizada la inversión inicial. Uno de los problemas de los garantizados es que las comisiones y la propia garantía del capital merman la rentabilidad que pueden ofertan. Además, suelen ser a más largo plazo que los tradicionales depósitos, en que los que los vencimientos no suelen superar los 12 meses. Por ejemplo, Bankinter tiene en periodo de comercialización su 'Bankinter Renta Fija Titanio 2017 Garantizado', que garantiza en un plazo de cuatro años y seis meses una rentabilidad TAE del 3,22%.
 
< Anterior   Siguiente >